miércoles, 25 de febrero de 2015

Garoña inguruko alkate arabarrek manifestazioarekin bat egin dute

Garoña inguruko alkate arabarrek behin betiko itxieraren aldeko manifestazioarekin bat egin dute

Garoña inguruko hamaika udalerri arabarretako alkateek babesa adierazi diote hilaren 28an zentral nuklearraren behin betiko itxiera aldarrikatzeko manifestazioari.

NAIZ|GASTEIZ|2015/02/20

Orotara, hamaika udalerritako alkateek babestu dute Gasteizko manifestazioa, eta dei egin diete herrialdeko gainerako udalerriei zitarekin bat egin dezaten. Hilaren 28an izango da mobilizazioa, arratsaldeko 19.00etan, Andre Maria Zuriaren plazatik abiatuta.

Hain zuzen, udalerri hauetako alkateek egin dute hilaren 28ko manifestazioan parte hartzeko deia: Zanbrana, Aiara, Amurrio, Urkabustaitz, Kuartango, Erriberagoitia, Lantaron, Uribarri Gaubea, Armiñon, Beranturi eta Añana.

Aipatu udalerrietako alkateek herritarrei mobilizazioaren berri emateko konpromisoa adierazi dute eta, gogoratu dutenez, joan zen ekainean aldarrikatu zuten Garoñaren behin betiko itxiera.

«Egiazko alarma soziala piztu da, batetik, zentralaren segurtasunean eragiten duten egiturazko arazoengatik eta, arau eta legeriaren egonkortasun faltarengatik, bestetik, errege-dekretuka aldatzen baita, enpresa elektriko eta Gobernuaren arteko negoziazioen tenoreari jarraiki», salatu dute.

Hortaz, hogeita hamar kilometrora dauden herrietan arriskua «esponentzialki» areagotzen dela gaineratu dute.

LOS ALCALDES DEL ENTORNO DE GAROÑA SE SUMAN A LA MANIFESTACIÓN DEL 28 DE FEBRERO

Los alcaldes de Zambrana, Ayala, Amurrio, Urkabustaiz, Kuartango, Ribera Alta, Lantaron, Villanueva de Valdegobia, Armiñon, Berantevilla, Salinas de Añana, han suscrito un pronunciamiento donde recogen los motivos por los que se adhieren a la manifestación convocada por Araba sin Garoña y hacen un llamamiento al resto de alcaldes de Araba a sumarse a la movilización.

PRONUNCIAMIENTO DE LOS ALCALDES DEL ENTORNO DE GAROÑA

Los alcaldes de los municipios alaveses del entorno de Garoña, manifestamos de forma conjunta el pasado mes de junio nuestra demanda de cierre definitivo e irreversible de la central nuclear. Los problemas técnicos de carácter estructural que afectan a su seguridad, sumados a la inseguridad de un marco normativo que cambia a golpe de real decreto al albor de las negociaciones entre las empresas eléctricas y el Gobierno, han generado una auténtica alarma social al encontrarse nuestros pueblos a menos de treinta kilómetros de Garoña, aumentando exponencialmente el peligro al que estamos sometidos.

La pretensión de Nuclenor de operar hasta el año 2031 para amortizar los costes de la reapertura, deja bien a las claras que priman los intereses económicos sobre el futuro, la seguridad y la vida de quienes vivimos en el ámbito de acción de la central. Sería la única central nuclear con tecnología de primera generación que estuviese en activo y la primera en intentar llegar a 60 años de vida útil. Se trata de convertirnos en los conejillos de indias de la industria nuclear.

No se trata de alarmas infundadas, el documento de conclusiones del ENSREG (Grupo Europeo de Reguladores de Seguridad Nuclear), en el que valora las pruebas de resistencia realizadas por el CSN tras el accidente de Fukushima, destaca las "carencias para la gestión de accidentes integrado dentro del marco legal español" y subraya que una de las carencias más importantes es "la falta de consideración del envejecimiento de las centrales nucleares".

La demostrada inutilidad de los planes de emergencia para hacer frente a un eventual accidente, ha provocado que países como Alemania, estén revisando sus planes y ampliando la zona de seguridad alrededor de las centrales nucleares, siguiendo las recomendaciones de la Comisión de Protección de la Radiactividad que prevé, entre otras medidas, el suministro de tabletas de yodo para la población en un radio de 100 kilómetros. Mientras, nuestros municipios dependen de un PEMBU (Plan de Emergencia Nuclear de Burgos), de más que dudosa operatividad y a todas luces insuficiente, ya que un eventual accidente en Garoña tendría efectos sobre todo el territorio alavés.

Por todo ello, y haciéndonos eco de las reivindicaciones de la inmensa mayoría de nuestros vecinos, mostramos nuestra adhesión a la manifestación de la Iniciativa Araba sin Garoña que se celebrará el sábado 28 de febrero partiendo a las 7 de la tarde desde la plaza de la Virgen Blanca, comprometiéndonos a difundir la convocatoria en nuestros municipios. Igualmente, hacemos un llamamiento al resto de alcaldes del Territorio Histórico de Álava a sumarse a esta movilización ciudadana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada